REFLEXION
   
 
News & Updates

Archive
 
La Experiencia Religiosa


*LA EXPERIENCIA RELIGIOSA *

"Vivir es investigar por tí mismo(a) lo que es la verdad y solamente puedes hacerlo cuando hay libertad, cuando hay continua revolución interior".- J. Krishnamurti ( Filósofo Hindú )

* * * *

El hombre en todas las edades, pero particularmente antes de los días de la ciencia moderna, no pudo controlar satisfactoriamente su ambiente. Había amplias lagunas en su conocimiento. Había debilidades en la estructura social. La vida era peligrosa y el hombre estaba lleno de aprehensión y miraba a su alrededor buscando ayuda y apoyo. Su necesidad desesperada se reflejó en su anhelo por agarrar la ayuda sobrenatural de un poder fuera de las fuerzas conocidas de la naturaleza y de la sociedad.

En hacer esto el hombre abandonó la tarea de cambiar el mundo por medios materiales y recurrió a los métodos espirituales. Pero la magia no controla realmente los acontecimientos; su efecto está en aquellos que creen en ella. Esta es la manera de la mayoría de las religiones y de muchas filosofías. La filosofía se desarrolla a medida que el hombre se viene a reflejar en su logro inadecuado y en su aprehensión imaginativa de una vida en la cual sus sueños son todos realizados.

Al principio el hombre llega a darse cuenta del poder sobrenatural al cual recurre, no como a espíritus definidos y personales o a dioses, sino como a un poder impersonal, generalmente llamado ahora por los habitantes de las Islas del Sur con la palabra "Maná". No solamente se cree en este poder, como creemos nosotros en la electricidad, aunque se concibe de algún modo en términos similares. El hombre se entera de este poder en un sentimiento de ser en la presencia de algo indefinible, impersonal, una presencia que lo penetra todo.

Como éste es un concepto importante, valdrá la pena que miremos un poco en él. El hombre no comienza con creencias definidas en seres inmateriales, sino en este sentimiento de reverencia, de misterio, de horror, o de miedo. En determinadas circunstancias y en ciertos lugares que podríamos llamar "embrujados", el hombre experimenta un terror que ningún objeto material puede producir. Él está en la presencia de "algo", la naturaleza de lo que se indica por el sentimiento que evoca, aun cuando el sentimiento no es sino la sombra de lo que arroja, la idea de los sagrado. Mucho más tarde este sentido de lo misterioso y aterrador espectral y horripilante toma una forma más humana, como de espíritus o de un dios, lo cual no sucede al principio.

Cualquiera que pueda ser el caso en la actualidad, en los primeros tiempos el hombre no tuvo esta experiencia religiosa en el aislamiento, sino siempre como un miembro de la sociedad. La religión era el espíritu del clan. Dios y la sociedad eran uno. Lo sagrado, podía no ser más que la tribu en sí misma. El Espíritu Santo se sentía en las reuniones de la tribu, en los ritos sociales en los cuales el individuo era conducido por un poder fuera de él mismo.

Las fuerzas religiosas reflejaban la manera en la cual la conciencia colectiva del grupo actuaba sobre la conciencia de los individuos. Los símbolos y los objetos sagrados y más tarde los espíritus y los dioses, se derivaban todos del sentimiento intenso de la tribu y esto también daba una sanción sagrada a la ley tribal, aumentaba el sentimiento de solidaridad, brindaba confianza y seguridad a los individuos, y los levantaba sobre sí mismos.

Todas las morales, todas las creencias, todos los mitos y todos los sentimientos religiosos son el reflejo de la estructura social. El individuo absorbe todos sus valores de la tribu dentro de la cual nace y al compartir y participar en la vida religiosa de ésta, llega a ser un buen miembro de la tribu y como tal ayuda a mantener la santidad de su sociedad. El efecto de las ceremonias religiosas, la danza sagrada, la ceremonia pública, es para recrear periódicamente el ser de la tribu sobre el cual depende cada miembro de la misma y a la vez dependen de él. El resultado es levantar al hombre a la forma más elevada de conciencia y hacer que él lleve a cabo una vida superior a aquella que él podría llevar a cabo si solamente siguiera sus individuales caprichos.

La religión como emerge en la conciencia humana es un sistema de creencia o convicción porque por muy fantásticas o crudas, o animísticas que ellas puedan ser, las ideas, los conceptos de poderes sobrenaturales y la creencia en su eficacia deben existir. Es un sistema de ritos: Algo se tiene que hacer. Puede ser en conección con la agricultura o con el bosque, pueden ser danzas mágicas antes de las expediciones para ir de caza; pueden ser los ritos de iniciación; o pueden ser las ceremonias funerales, pero la religión siempre está ligada a ritos obligatorios, designados bien sea para aplacar los poderes y prevenir que ellos no causen daño, o para invocar su ayuda. La religión involucra sentimientos cargados de mucho poder. Aun cuando la religión nunca es meramente una materia de sentimiento, las creencias y los ritos llevan en sí la conciencia más poderosa de una autoridad super individual, de un maná que es casi como una carga eléctrica que es tan peligrosa como poderosa.

Parece que en el mundo antiguo la gente creía que solamente participando en esta vida divina, ellos llegarían a ser verdaderamente humanos. La primera vida en la tierra obviamente fue frágil y eclipsada por la mortalidad, pero si los seres humanos imitaban las acciones de los dioses, ellos participaban en algún grado de su más grande poder y efectividad. Por la misma razón se decía que los dioses le habían mostrado a los hombres cómo construir sus ciudades y sus templos, que eran sólo copias de sus propios hogares en el reino divino. El mundo sagrado de los dioses, como se habla en los mitos, no era algo ideal a lo cual los seres humanos debían aspirar, sino era el prototipo de la existencia human; era el patrón original o el arquetipo en el cual nuestra vida aquí abajo había sido modelada. Se creía que todo en la tierra era una réplica de algo en el mundo de los dioses, una percepción que informó a la mitología, el ritual y la organización social de la mayoría de las culturas de la antigüedad y continúa influyendo en las sociedades más tradicionales de nuestro mundo actual.

"La religión es una facultad de la naturaleza humana y la naturaleza humana tiene sus raíces en la naturaleza".

Paz y amor,

Solimán






Sign My Guestbook Get your own FREE Guestbook from htmlGEAR View My Guestbook
   
Guaranteed Top 10 Search Rankings
Chistian Online Advertising