Warning!
This copy of Website Builder is licensed for another domain!

Was it working good before? If you just parked an additional domain to this website,
maybe this is the problem - please go to website builder again and update your license with the new domain
- or contact your website builder provider

REFLEXION
REFLEXION
   
 
News & Updates

Archive
 
Matrimonio


* M A T R I M O N I O *

"Los matrimonios se hacen en el cielo, pero las parejas viven en la tierra".

Tal vez la única cosa que la gente joven desea conocer más que cualquier otra cosa es cómo pueden saber cuando ellos están realmente enamorados. Es tan fácil ver las falsificaciones cuando uno posteriormente mira hacia atrás y es tan difícil discriminar cuando la sangre está fluyendo alta y la luna está llena. ¿Por qué tantas personas parecen escoger amantes que desilusionan y parejas inadecuadas? Pensamos que en gran medida es porque el romance, como el licor, alimenta su propia desilusión. Mientras más consumimos, más se intoxica y más se distorsioa nuestro juicio.

Uno de los mejores y más verídicos exámenes de una afinidad real, aun cuando no parecido a las pasiones juveniles, puede haber sido provisto por San Bernardo de Clairvaux cuando dijo: "Hallamos paz en aquellos que amamos y proveemos un lugar de paz en nosotros mismos para aquellos que nos aman". Cuando la infatuación ha recurrido su curso, como siempre lo hace, el sentimiento que perdura debe incluir el reposo en su esencia, una cualidad bastante descuidada y pasada por alto en la mayor parte de la literatura romántica y en el saber. Si una relación requiere estímulo constante, disputas y lágrimas y reconciliaciones, entonces es dudoso que cuando la sangre baja de nivel, habrá suficiente contento simplemente para estar el uno con el otro.

El matrimonio, por supuesto, no cambia a la gente; meramente la desenmascara. Les saca fuera la extrañeza, el encanto, el embrujo, la apariencia de fortaleza, la fascinación por lo novedoso, el traicionero sentido de singularidad que toda pareja siente al principio. Enfrentados, entonces, con los miles de disgustos y perplejidades de cónyuges de todos los días, dos personas tienen que descansar fácilmente dentro de sus propias posibilidades, o los desgastes ordinarios de la vida familiar comenzarán a consumir la relación, no dejando sino ansiedad y confusión y, eventualmente, el resentimiento de que la realidad en nada se parece al romance.

Un lugar apacible es lo que necesitamos cuando nos hacemos viejos. Un sitio, no para mirarnos en fascinación mutua, sino para mirar bastante fuera del mundo de la pareja desde el mismo ángulo de visión. Un puerto, un albergue, un refugio, una fuente de alimento y apoyo. Esto no es lo que crea un matrimonio, pero es lo que lo sostiene. A la larga, hay poco descanso, poco refugio, poco abrigo en el mundo, quizás mucho menos hoy que antes, en la agitación de los negocios y en el choque de los intereses y en el cambio de los estilos de vida. Dos personas deben hacer el espacio para ellas mismas y una claridad alrededor de ellas, tanto para el retiro como para la sociabilidad. El amor conyugal es un sitio apacible o una forma vacía. Pero para cuando ya aprendemos la lección, muy a menudo, es demasiado tarde.

"El problema con el matrimonio no es la institución. Es el personal."

Una razón por la que tantos matrimonios fracasan es porque esas personas se casan sin experiencia alguna y sin comprender lo que es un matrimonio.

Cordialmente,

Solimán




Sign My Guestbook Get your own FREE Guestbook from htmlGEAR View My Guestbook
   
Guaranteed Top 10 Search Rankings
Chistian Online Advertising